Donde está la cocina?: Croquetas de gachas

Las croquetas son como ese amigo al que todo le viene bien, esa madre de buen conformar y a la que todo le vale. Hoy les damos una nueva dimensión con estas manchegas croquetas de gachas…

Los concursos de cocina, y sobre todo si de unas fiestas de pueblo se trata, sacan el lado más imaginativo de los lugareños y veraneantes, para sorpresa de vecinas, amigos y demás ralea. Anda! No sabía que eras un cocinillas, frase dedicada a los noveles que venimos a socavar el imperio de los reyes y reinas de la gastronomía local, que ven peligrar (sin ningún motivo) su reinado en estos menesteres.

Mi primera experiencia en estos lances ha sido este verano, en el concurso de tapas del pueblo de mi santa, Tartanedo, ese pueblo donde en Agosto puedes ver los 0 grados en los amaneceres. Vamos, de los de dormir con manta y pasear con rebequita.

Estuve a punto de dar la campanada, pero la imaginación extrema de la juventud me pasó por la derecha. Aun así, las croquetas de gachas volaron y por ello creo que debo compartir con la humanidad esta creación que puede llevaros al Olimpo como oráculos de la nouvelle cuisine manchega…

Ingredientes:

– Una tira de panceta sin la piel.

– Un chorizo.

– Dos dientes de ajo.

– Un tarro de gachas preelaboradas, del Obrador de la Mancha. También pueden hacerse las gachas a la manera de cada uno. Si queréis repasar la entrada donde ya comenté este inventaco de las gachas concentradas  os pongo el enlace aqui abajo:

Grandes inventos de la humanidad: Gachas concentradas

– Dos huevos.

– Pan rallado.

– Aceite de oliva.

– Una berenjena de Almagro.

Preparación:

– Freímos los ajos enteros y con su cáscara, a los que les damos un corte. Cuando estén doraditos los sacamos.

– Troceamos la panceta y el chorizo. Freímos primero la panceta y después el chorizo.

– Picamos muy bien los trozos de panceta y chorizo muy bien. Si lo hacemos con picadora o robot perfecto.

– Quitamos casi todo el aceite y echamos las gachas preeleboradas, y las hacemos siguiendo las instrucciones del fabricante.

– Cuando están casi a punto, echamos el picadillo de panceta y chorizo y revolvemos bien.

– Una vez finalizadas, como si de una besamel se tratara, volcamos a una fuente ancha y ponemos film de plástico pegadito a la besamel para que no se reseque por arriba.

– Cuando esté la masa fría, la llevamos a la nevera y la mantenemos ahí al menos 8 horas.

– Transcurrido ese tiempo, ya podemos liar las croquetas. Aconsejo seguir la liturgia pan-huevo-pan.

– Las freímos en abundante aceite de oliva bien caliente, y una vez fritas las disponemos en la fuente correspondiente, colocando encima de cada una una tira de berenjena. El contraste de sabores es magnífico.

Como siempre, un buen vino de La Mancha y a disfrutar del manjar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *