Cochinillo a baja temperatura

«El cochinillo hay que hacerlo en horno de leña, como toda la vida, si no ni es cochinillo ni es nada» , cuñao dixit. Es verdad que un buen cochinillo DOP Segovia en un buen horno de leña es algo sublime y maravilloso, pero por desgracia, no todos los simples mortales lo tenemos a nuestra disposición. La receta que hoy os presento, hará que vuestros comensales lloren de la emoción al probar este cochinillo hecho por vosotros, y podáis salir a hombros, y lo más importante, con dificultad 0. Vamos a la faena.

Para 4 personas, será necesario medio cochinillo, aproximadamente 2-2,5 kg.

Preparación:

1.- Envolvéis el cochinillo tal cual, sin sal, ni ningún otro tipo de aditivo (ni sal ni nada de nada) en papel de aluminio como si de una momia egipcia se tratara, es muy importante que seáis generosos para que los jugos que suelte en la cocción no se salgan. Si alguien considera que  hay que ponerle algo más para potenciar el sabor, se le puede incorporar un par de dientes de ajo y una ramita de romero, pero no es necesario.

2.- Lo metéis en el horno, a 75º, a ser posible con la opción aire, y lo dejáis 14 horas. Y ya está, os podéis despreocupar de él. Teniendo en cuenta el tiempo, podéis meterlo el día anterior a medianoche y que vaya haciéndose a su amor. Es importante comentar que si por cualquier circunstancia tenéis que tenerlo algo más de tiempo (se alargan las cervezas), no pasa absolutamente nada, tranquilos que no se pasará.

3.- Transcurrido ese tiempo, ( serían las dos del día siguiente), lo sacáis y con cuidado quitáis el papel de aluminio y recogéis los jugos en un cazo, colocando el cochinillo con la piel hacia arriba en una bandeja de horno. Veremos que el cochinillo tiene una pinta horrible, pero ya veréis como cambia la cosa.

4.- Ponéis el horno a 220ª, y mientras echáis en el cazo con los jugos una cuchara rasa de sal, y según los gustos, podéis echar un poquito de agua, vino blanco, cava o brandy, a gusto del consumidor, y lo ponéis a calentar y mezcláis bien. Yo personalmente solo pongo el agua y la sal.

5.- Cuando el horno está a la temperatura indicada, metemos el cochinillo y lo programamos 15 minutos.

6.- Transcurridos 5 minutos, abrimos el horno y le echamos por encima al cochinillo el contenido del cazo, y lo dejamos en el horno 10 minutos más. Ojo aquí que como os despistéis se chamuscará el invento.

7.- Transcurrido el tiempo, se saca del horno y ya está, veréis una corteza dorada y crujiente, y un carne que se deshará en la boca, digno del mejor maestro segoviano.

Si disponéis de envasadora al vacío, podéis sustituir el papel de aluminio y envasarlo, pero si no, hacerlo como os he indicado. Esta receta vale también para cabrito y cordero. 

 

4 respuestas a «Cochinillo a baja temperatura»

  1. Y para estas Navidades más aditivos? Todo son conflictos de intereses. ¿Que se impondrá? Horno de leña tradicional o cocina a baja temperatura? Y yo que quiero que acabe este año….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *