Grandes inventos de la humanidad: el roner de Anova

Que es un roner? Es un pájaro, es un avión?. Pues no, es un termocirculador. Pues si que me has sacado de la duda… Os diré que es el mayor invento para cocinillas desde la Thermomix o similares…

 

Seguro que algunos de vosotros habéis ido a un restaurante  para carnívoros de pro, y os habéis preguntado como es posible que pidáis carne de buey para 4, y aparezcan a los 3 minutos con un pedazo de carne de 7 x 25 cm perfectamente cocinado a la brasa. Y diréis, es imposible que este zaladro esté bien hecho por dentro. Y cuando le hincáis el diente, veis que está perfectamente cocinado, con un color totalmente homogéneo por dentro, crujiente por fuera, y a una temperatura ideal. Y piensas, como es posible?. pues para eso se usa el roner o termocirculador de Anova.

El roner no es ni más ni menos que un calentador de agua, que permite mantener el agua a una temperatura determinada durante el tiempo que queramos. El de Anova es el que yo tengo, y tiene conexión wifi y bluetooth. Si lo viera mi abuela…

Es la base de la denominada cocción a baja temperatura, que persigue cocinar los alimentos durante más tiempo a menor temperatura, permitiendo obtener resultados profesionales como el que os comentaba.

El proceso es muy simple. Metemos el trozo de carne que queramos cocinar en una bolsa zip (usar modelos homologados para cocinar, yo uso un modelo de Albal que así lo indica). Cerramos la bolsa y dejamos un pequeño extremo sin cerrar, por donde introducimos una pajita. Absorbemos por ahí el aire hasta que dejemos hecho el máximo vacío, y cerramos. Si tenéis máquina para envasar al vacío fenomenal, pero así también vale.

El siguiente paso es llenar un recipiente con agua, las ollas express altas son un buen recipiente, y colocamos el roner sujeto. Enchufamos el roner, programamos temperatura y tiempo, introducimos la bolsa  y a esperar.

El tiempo depende del producto, tamaño y como nos guste de punto. Carnes, pescados, verduras, etc, adquieren una textura difícilmente comparable a la que estamos acostumbrados con la cocina tradicional.

En el caso de la carne, una vez cocinada a baja temperatura solo faltaría marcarla en una plancha brevemente, para que coja un bonito color tostado.

En próximas entradas iremos incorporando recetas a baja temperatura con las que seguro os podréis tirar el pisto, quedando como unos auténticos chef de postín.

Si quieres, puedes comprarlo  desde aqui


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *