Cosas de las abuelas: Macarrones con chorizo

Estudiantes lejos de la nave nodriza, solteros profesionales, padres de familia aprendices de cocineros, todos tienen en los macarrones con chorizo un caballo ganador…

Es domingo a mediodía. La noche del sábado no se dió mal pero se alargó más de la cuenta. Toca alimentarse que no solo de líquidos vive el hombre, y menos  de combinados de dudoso origen. Cualquier estudiante identificará como propia esta situación, o los recuerdos de momentos similares nos llevarán a los más talluditos a tiempos pasados, de cuando teníamos el pelo negro.

En esas difíciles situaciones,  siempre aparecían cuan  7° de caballería nuestros queridos macarrones con chorizo a salvarnos de esos mediodías tontorrones, posiblemente acompañados de un ligero dolor de cabeza fruto de los excesos nocturnos.

La versión que hoy os comparto, es algo más sofisticada que la usada en esos tiempos pretéritos, donde el tiempo en la cocina se consideraba gasto y no inversión. Como cambia el cuento con los años…

Ingredientes:

Macarrones, 400 grs

Una cebolleta.

Un puerro.

Un pimiento rojo.

Dos botes de tomate en trozos. 800 grs aprox.

Tomate seco en aceite.

Tres dientes de ajo, para que tengamos un grato recuerdo.

Dos chorizos frescos.

Laurel.

Oregano.

Vino blanco.

Azúcar

Queso para gratinar.

Sal y pimienta.

Modo de  hacerlo:

Cortamos en trozos pequeños el puerro, la cebolleta y el pimiento y lo sofreímos  fuego medio durante 10 minutos.

Añadimos el tomate en lata, un par de tomates secos troceados, una cucharadita de sal, dos de azúcar y una hoja de laurel. Sofreímos otros 10 minutos.

Echamos un chorreón de vino blanco, un poquito de orégano y sofreímos otros 10 minutos.

Mientras, en una cacerola con agua y un par de cucharadas de sal, cocemos los macarrones el tiempo que marque el fabricante y reservamos.

Batimos la salsa de tomate y verduras, quitando el laurel.

Le quitamos la piel a los chorizos, los deshacemos y los freímos dos tres minutos.

Juntamos la salsa con el chorizo, y la cocinamos durante un par de minutos, con cuidado porque salta un poco.

Añadimos los macarrones, y cocinamos durente dos minutos.

Ponemos todo en una fuente para horno, y espolvoreamos por encima abundante queso para fundir.

Metemos en el horno, modo gratinador, y mantenemos hasta que estén gratinados a nuestro gusto. A mí con 5 minutos me vale.

Y a la mesa. El que guste puede espolvorear un poco de pimienta. Y si ya los acompañáis con una Mahou etiqueta verde alcanzaréis el Olimpo.

 

Salud!!!

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *