Cosas de las abuelas: Cocido madrileño

Llegan los hielos y las nieblas, y con ellos el cocido madrileño, para atemperar alma y carácter…

Hacer un cocido es fácil, metes todos los ingredientes en una olla rápida, 40 minutos desde que pita y ya está. Pero no, hoy estamos hablando de un buen cocido, de ese por el que tus comensales te jurarán amor eterno y te elevarán al Olimpo de los cocinillas.

Ingredientes:

– 400 grs de garbanzos, a ser posible de Fuentesauco.

– Una punta hermosa de jamón. Cuanto mejor, mejor.

– Dos chorizos.

– Dos morcillas de cebolla. El que sea más de morcilla de arroz adelante con ello.

– Dos traseros de pollo de corral.

– 400 grs de morcillo de añojo.

– 200 grs de panceta curada.

– 200 grs de tocino ibérico.

– Un par de huesos de espinazo.

– Un hueso de jamón.

– Un par de huesos de caña de vaca.

– Cuatro puñados de fideos finos.

– 1/4 de repollo.

– 4 zanahorias.

– 4 patatas medianas.

– Un nabo.

– Una ramita de apio.

– Un puerro.

– Tomate triturado.

– Un frasco de piparras, de las que no pican.

– Sal y aceite de oliva virgen extra.

 

Modo de hacerlo:

– 12 horas antes, ponemos los garbanzos a remojo.

– En una olla hermosa, ponemos el morcillo, el tocino, la panceta, los huesos y la punta de jamón. Cubrimos sobradamente con agua, siempre interesa que nos sobre caldo para otro día. Llevamos a ebullición.

– Quitamos la espuma que se forma, y echamos los garbanzos. Podéis usar una de esas redes de cocina para que no se nos desparramen y podamos despúes separarlos fácilmente del resto de ingredientes. Cuando vuelva a hervir bajamos el fuego para que se haga a su amor. Lo tenemos así una hora desde ese segundo hervor.

– Transcurrida la hora, incorporamos el pollo y el chorizo.

– En una cacerola aparte ponemos el repollo y lo cocemos durante 30 minutos. Cuando falten 10 minutos incorporamos las morcillas. Reservamos.

– Pasada una hora más, echamos las zanahorias peladas y cortadas en dos mitades, las patatas peladas y enteras, la ramita de apio, el nabo y el puerro cortado en un par de  trozos. Mantenemos a fuego lento durante otra hora. En mitad de esta hora incorporamos las morcillas. Si habéis optado por la opción morcilla de arroz, la haréis rodajas y la freiréis aparte. Para el asunto de las verduras, os recomiendo comprar un preparado de los que venden en los supermercados, yo uso el del Ahorramás.

– Mientras se termina de hacer, sofreímos el repollo con un par de ajos laminados y un poquito de pimentón. El negociado este del repollo es opcional, pero conveniente.

– Con el cocido finalizado, sacamos caldo suficiente para la sopa, un litro aprox. Lo echamos en una cacerola y cuando comienza a hervir echamos los fideos. Los hacemos el tiempo que diga la bolsa. Mejor que sean fideos finos.

– Servimos por un lado la sopa, por otro los garbanzos y las verduras ( eliminados el puerro, el apio y el nabo) y por otro las carnes. también en plato aparte el repollo. Las piparras como acompañamiento no pueden faltar.

– Hay quien mezcla sus garbanzos con un chorreón de aceite y un poco de tomate triturado. Va en gustos. mprescindible acompañar con las piparras.

Yo lo regaría con un buen vino manchego, de los que ya os he recomendado.

Cogeros la tarde libre, Yo no perdonaría un buen digestivo para asentar las viandas.

 

 

 

 

2 respuesta a “Cosas de las abuelas: Cocido madrileño”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *