Cosas de las abuelas: Bacalao a la vizcaina

Ya se acerca la Semana Santa, y con ella la Vigilia y los menús de viernes, donde la carne brillaba por su ausencia. El bacalao a la vizcaína era una de las recetas estrella para estos días…

Hace no muchos años, cuando el pescado fresco no existía en el centro peninsular,

ni se le esperaba, la imaginación recalaba en el bacalao, que tremenda responsabilidad para el pobre animal. Recuerdo multitud de recetas que mi abuela nos hacía de bacalao en esas fechas sobre todo. Y también como me gustaba arañar unas tiras del bacalao sin desalar, y darles vueltas y vueltas en la boca hasta a que desaparecía el sabor salado.

Pero, de todas las recetas con este admirable pez, el único, junto con el arenque, que se atrevía a llegar a las estepas castellanas, el bacalao a la vizcaína reina sobre todas las demás. Es una receta entretenida más en tiempo que en complicación, pero nuestras abuelas tenían todo el tiempo del mundo para nosotros, y eso se notaba.

Ingredientes

Bacalao
Tomate
Pimientos rojos hermosos
Cebolla
Aceite y sal
Harina

Modo de hacerlo:

Se desala el bacalao durante 48 horas cambiando el agua cuatro o cinco veces al día manteniéndolo en el frigorífico. Una vez desalado se enharina y se fríe. Reservamos.

Los pimientos se meten en el horno a 180° durante una hora, dándoles la vuelta cada 15 minutos. Se dejan enfriar, y después se pelan y se cortan en tiras.

Se fríe la cebolla picada menudita y una vez frita se echa el tomate se fríe con la cebolla, hasta que se evapore toda el agua.

Si tienes una cazuela de barro mucho mejor porque sale más rico y si no en sartén.

Se coloca debajo una capa de tomate frito encima el bacalao, otra capa de pimiento otra de tomate, de nuevo el bacalao terminando con el pimiento. Se le echa un poco de agua y si es en cazuela de barro lo metes al horno y si es sartén al fuego.
En el horno si ya lo tienes caliente lo metes unos 20 minutos (solo fuego abajo) y si es al fuego es dar un hervor para que cojan los sabores. Se rectifica de sal antes de que dé el hervor final.

Como tengo la impresión que estás pensando que es mucho trabajo, te voy a ofrecer por el mismo precio, la versión estafadora. Pero eso ya será otro día si eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *