C3: Cultura, Caldito y Comidita

Nuestro reportero Ramón sigue a lo suyo, recorriendo bodegas por estos mundos de Dios. Hoy toca Navalcarnero City…

Hace ya muchos años, cuando aún tenía que asistir los fines de semana a la Agrumad y entre semana trabajar, me dedicaba a un tipo de sistemas que se denominaban C3. Su significado era y es Command, Control and Communication System, pero a mí siempre me gustó jugar con las palabras e incluso inventar alguna. En este caso para mí C3 significa Cultura, Caldito y
Comidita. Me voy a explicar.

El pasado 25 de abril los Guayominís (un grupo de amigos que comparte ciertas aficiones y pasado/presente) decidimos hacer un C3’ day. Tras la propuesta de diferentes planes y la correspondiente votación (que creo estuvo amañada o al menos yo observé compra de votos) allá que nos fuimos.

11.00 am. En la puerta de la bodega Andrés Díaz en Navalcarnero. Allí nos encontramos con Marcos Lucas Díaz. Marcos es hijo de Felisa Díaz, bisnieta del fundador de la bodega. Marcos nos llevó a visitar el Centro de Interpretación de Navalcarnero, una antigua casa de labor del siglo XVIII habilitada para conocer la tradición ganadera y agrícola de la villa y en particular la de su viticultura. Muy interesante tanto el contenido actual (su sala original de tinajas, su cueva perfectamente rehabilitada, etc) como el sentimiento que nos traslada sobre el hecho que tengamos una villa tan cerca de Madrid con tanta historia vinícola y con tan buenos vinos y que quizás no hace tanto se empiecen de nuevo a reconocer, porque antiguamente,
recordemos, hace siglos, los vinos de Madrid tenían una grandísima fama. Un poco de cultura a repasar.

http://www.turismo-navalcarnero.com/navalcarnero/turismo/que-ver/museos/centro-de- interpretacion-de-navalcarnero-cinc/

12.30 pm. Marcos nos lleva de vuelta a la bodega. Genial la visita a sus tinajas donde nos enseña dos colmadas de vino de garnacha, que por supuesto probamos al vuelo (estamos en la parte superior de la bodega y podemos ver las tinajas desde arriba). Garnacha fresca, llena de fruta y a la espera de su paso por barrica. Después nos lleva a la zona de embotellamiento donde su madre Felisa nos está esperando. Una mujer pletórica al frente de la bodega. Nos ha preparado una cata magnífica de 5 de sus vinos estrella y además nos obsequia con unas tortillas y embutidos que por supuesto tomamos de manera separada a lo que es la cata en sí.

Tienen dos marcas de vino, los de gama alta son los D’Orio, y estos son los que probamos.
Desde un garnacha, pasando por un malvar con crianza en barrica, hasta otros tres tintos mas.
Cabernet Sauvignon, Colección Privada (Tempranillo y Cabernet) y su 50 aniversario (Cabernet, Tempranillo y Garnacha). Con sinceridad, un sorpresón todos y algunos de nota muy alta (luego entramos en la recomendación). Esos caldos …..fantásticos.

http://www.bodegasennavalcarnero.es/

14.15 pm. Tras dejar Navalcarnero, nos desplazamos a Arcicollar, es decir a D.O. Méntrida pero esta vez para comer. En concreto visitamos el famosísimo restaurante Finca Los Valdespinos.

Es ésta su segunda ubicación, aunque en espíritu y en viandas mantiene el nivel original. Y, ¿qué comimos?. Unas migas para empezar y un cocido en tres vuelcos después. Una sopa que tiene ese fondo del propio garbanzo en el caldo, con su majado de tomate y cominos y después esos garbanzos pequeños mantequilla de La Sagra para acabar con las carnes. Un
lujo a un precio muy asequible. Cómo sería la cosa que alguno se llevo lo sobrante para dar de comer al pájaro de casa (su chaval, se me entienda). Comidita, comidita…..

https://fincalosvaldespinos.es/

16.30 pm. Como somos empecinados nos pasamos un rato a ver a Belén Hita en Tavera por aquello de la amistad….¿o no?. Y allí otro rato probando y comprando. Lo dejamos para otro día si os parece, por aquello de no ser cansinos.

http://www.bodegastavera.com/

Hablando del vino recomendado, esta vez habría mucho que discutir y hablar sobre todo si mezclamos las dos bodegas, pero quiero dedicar capítulo especial a bodegas Andrés Díaz porque tantas generaciones persistiendo en una convicción y esos resultados tan buenos es lo menos que merecen. Vinazo, señores, vinazo. Su 50 aniversario es una joya y el precio muy por
debajo de 10 euros es inexplicable. Madre mía qué vino a ese precio. Granate oscuro. Mucha fruta roja y negra madura, madera fina, café, torrefactos, vainilla, sensación melosa. En boca lo mismo que en nariz, sedoso, equilibrado, voluminoso y amplio. Un retrogusto espectacular.

Os dejo la ficha:
Nombre: D’Orio 50 aniversario
Varietales: Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Garnacha
Añada: 2015
Bodegas Andrés Díaz
Navalcarnero (Madrid)
D.O. Vinos de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *