Grandes inventos de la humanidad: Horno de barro portátil

Todo cocinillas que se precie, tiene entre uno de sus deseos tener un horno de barro, y no siempre es fácil porque suele ser un armatoste que necesita un sitio para instalarlo, y ahí se quedará para los restos, salvo que optes por la opción que te propongo…..

Os presento El fogón de Daniel, un horno de barro que podréis colocar en cualquier lugar de vuestro jardín, y que además podréis transportar, por si queréis tiraros el pisto y haceros un cordero al lado del río, a nivel pro.

Puede funcionar como horno y como barbacoa, quitando la parte de arriba. Funciona con carbón, y tiene una autonomía de 4 horas con tan solo 3 kilos de carbón. Es conveniente ponerle como accesorio el pirómetro para gestionar la temperatura, y comprar también una bandeja de barro ad hoc que ajusta perfectamente.

Es fácil de mover y transportar porque se puede desmontar, como veis en la foto:

Con él, podréis hacer todo tipo de viandas, tales como cordero, cochinillo, cabrito y demás asados, arroces, barbacoas, vamos, un sueño.

Nuestro amigo Juan Echanove, en su programa «Un país para comérselo» lo usó para hacer un cabrito en el campo, junto con Imanol Arias. No os digo más.

Podéis conseguirlo en Tinajas Moreno León , la empresa de Torrejoncillo (Cáceres) desde donde os lo pueden enviar, a mí por lo menos así lo hicieron.

Que regalazo para el día del padre!!!

Una respuesta a “Grandes inventos de la humanidad: Horno de barro portátil”

  1. Interesante la historia del horno portátil, pero ya sabes que lo mío es la leña… pero cuando decidas estrenarlo, recuerda que tengo los medios para transportarlo y el apetito para saborearlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *