De vinos con Ramón: El Dorado


En esta nueva entrega, Ramón nos ilustra sobre los denominados “vinos dorados”. Que no sabéis lo que son?. Yo tampoco hasta que Ramón me iluminó…

Tranquilos, no vamos a contaros nada relacionado con la ciudad legendaria cercana al lago de Guatavita en Colombia, caso que fuera ese el origen cierto de la leyenda. De hecho este artículo pensábamos haberlo denominado “vinos rarunos”. Pero nos pareció que era injusto hablar de vinos “rarunos” cuando en realidad el hecho es que los “rarunos” somos nosotros. ¿Cómo es posible que un determinado tipo de grandes vinos haya estado tanto tiempo olvidado, a veces incluso sin producirse durante años?.

No sé si habéis oído hablar mucho de “vinos dorados”, “mountain wines”, “vinos rancios”, “pajaretes”, “trasañejos”, “fondillones”, etc. Todos son vinos españoles. Lo cierto es que algunos de ellos o bien estuvieron tiempo sin producirse o su producción ha sido tan baja y tan ligada a zonas muy concretas que apenas son conocidos. Pero, hay algo común en ellos: cuando se prueban, uno no es capaz de entender cómo es posible que algo tan sublime, algo tan mágico no haya sido ensalzado como otros países han hecho con vinos que juegan en la misma liga. Pongamos como ejemplo Sauternes en Francia o Tokaji en Hungría.

Por algún sitio hay que empezar, y hoy quería hablar de los “vinos dorados”. Estos vinos son esencialmente vinos elaborados en lo que hoy es la Denominación de Origen Rueda y lógicamente se emplea la uva por excelencia de esa zona: la uva verdejo. ¿O no es del todo cierto lo que comento?. Pues no, no es cierto, o mejor dicho es una verdad a medias. Otra cosa que os puede sorprender, en Rueda, como uva blanca la mas extendida es la uva Verdejo pero también históricamente se ha cultivado uva Palomino (sí, la uva del Jerez). Ambas se pueden emplear en la realización del vino dorado. Se podría afirmar que para hacer vino dorado se pueden emplear ambas uvas y que la proporción mínima de verdejo ha de ser el 40%, pero como luego veréis hay ejemplos de vino dorado sólo con verdejo.

Antes de comenzar a explicar cómo se elabora un vino dorado, otra reflexión sobrecogedora. ¿Cómo es posible que la Denominación de Origen Rueda impida plantar mas uva Palomino?. ¿Será otra torpeza como la cometida por la Denominación de Origen Ribera del Duero que hasta el año pasado no dejaba hacer vino blanco bajo su amparo con una joya de uva como es la Albillo Mayor?. Os prometo un artículo sobre esta otra “inmoralidad”.

Un vino dorado comienza como un vino al uso, se procede a fermentar la uva (Verdejo con mas o menos Palomino) hasta tener un vino blanco. Después, como es muy habitual en otros tipos de vino, se “encabeza” (el término general y digamos mas científico es “fortificar”) añadiéndole “alcohol vínico” (alcohol destilado de vinos, de orujos, de lías, etc) con el objetivo de que alcance una graduación (suele ser en este caso por encima de 15 grados) para que pueda ser sometido a “crianza oxidativa” (en contacto con oxígeno – ya sabéis que se habla de “crianza biológica” cuando no hay contacto) en alguna condición especial. En este caso el vino pasará primero un tiempo que suele ser superior al año a la intemperie en un recipiente de cristal especial denominado “damajuana”. Sí, ese recipiente que ahora se encuentra en tiendas de muebles antiguos como base de muchas lámparas de sobremesa o ese que recordaréis forrado de esparto en casa de vuestros abuelos y que muchas veces se usaba para guardar vino o incluso para ir a por agua al pilón. Imaginaros las diferencias térmicas entre estaciones, noche y día, etc. El vino se “oxida”, toma color dorado, se llena de aromas a frutos secos, aromas punzantes, aromas salinos (sápidos se suele decir), se transforma en otro vino.

Pero la cosa no acaba ahí. Este nuevo vino va a sufrir una segunda transformación. Va a ser sometido a crianza en barricas o botas de roble americano durante un tiempo incluso mas largo, dependiente de cada bodega. Es mas, alguna lo somete al mismo método de soleras y criaderas que podéis observar en bodegas en el sur de España (Jerez, Montilla-Moriles, etc).

En esta nueva etapa, el vino trasforma su color, se vuelve un poquito mas oscuro. Pero lo fundamental está en su cada vez mas compleja nariz y boca. Aparecen notas de vainilla, reflejos lejanos de lacas (dirán los expertos, cetonas y aldehídos), se intensifican las notas de la etapa anterior, incluso aparecen notas amables, mas sutiles, mas cercanas a frutas desecadas (dátiles, higos, albaricoques).

Como anécdota contar que era uno de los vinos que mas gustaba en la corte de los Reyes Católicos, de hecho tuvo el nombre de vino de la “Tierra de Medina” y tenía un precio considerable para la época. Cuanto mas viejo, mas gustaba y mas coste tenía.

En la actualidad hay varias bodegas que lo elaboran, no muchas es verdad, aquí os doy alguna referencia: Carrasviñas Dorado Pozaldez (Bodegas Félix Lorenzo Cachazo), 61 Dorado (Bodega Cuatro Rayas) o…. el vino que os quiero comentar “De Alberto Dorado” de Bodegas Hijos de Alberto Gutierrez. 100% Verdejo en este caso.

Tuve la oportunidad de visitar la bodega y probar la mayoría de sus vinos. Están en Serrada (Valladolid) y han construido su bodega como suma de las bodegas subterráneas de las familias que antiguamente hacían su propio vino. Según alguna familia dejaba de hacer vino, ellos compraban las bodegas hasta haber conseguido todo un laberinto de túneles donde fundamentalmente antes guardaban el vino ya fermentado. Hoy en día, lógicamente, las cosas han cambiado y además de conservar toda esa suerte de bodegas, disponen de naves con depósitos nuevos de acero inoxidable, sala de barricas, etc.

Quería llamaros la atención sobre la foto en la que se puede ver la evolución del vino: el que sale de la damajuana con ese color dorado turbio en el decantador plano, el que sale de las barricas con ese color mucho mas oscuro y el que se embotella tras filtrar, el dorado brillante. Por aclarar, al probar los tres vinos, ves la evolución, similar a lo que ya os contaba, pero sin duda el mejor es el último. La eliminación de materia junto a la permanencia en botella durante un buen tiempo le hace exquisito.

Y…..muy importante, probablemente el vino español mas premiado en 2019 tanto dentro como fuera de España.

Los datos de este vino son:

De Alberto Dorado

Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez

Carretera de Valdestillas, 2

Serrada (Valladolid)

PD: este artículo se empezó a escribir antes de que pudiéramos imaginar lo que se nos iba a echar encima, antes de conocer las dificultades por las que pasaríamos. Mi intención ahora es que seamos capaces de tomar consciencia de que cosas que teníamos al alcance de la mano hace tan poco, como puede ser visitar esta bodega, son cosas que debemos valorar enormemente. La vida se compone de esos pequeños momentos. Cuando todo pase, os animo a visitarla y a que recordéis lo que aquí os comento: disfrutar siempre del presente, de lo verdadero, de los demás. Y……de este vino excelente.

Anexo algunos enlaces que pueden resultar interesantes:

https://www.dealberto.com/

https://es.wikipedia.org/wiki/Sauternes_(vino)

https://es.wikipedia.org/wiki/Tokaji

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *